Tecnicas de autoayuda para la entrevista laboral


Las técnicas de visualización creativa, pueden ayudarnos mentalmente a la hora de conseguir empleo. ¿Cómo? Se lo explicamos a continuación...
Autor: José María Zalazar

A la supuesta pregunta que muchas personas me hacen: “¿Existe alguna posibilidad de que usted me ayude a conseguir trabajo?”

La respuesta es simple: “Le voy a recomendar una fórmula, a la que, si usted le presta atención, la lee con cuidado y luego la memoriza para realizar todos sus pasos sin equivocarse, puede llegar a tener resultados maravillosos.”

Esta es una técnica de auto-programación en positivo, de autoayuda, a través del uso de la técnica de visualización. De alguna manera es una forma de poner en contacto el universo interior con el exterior, con el infinito, con lo divino, con el cosmos.

Los pasos a seguir son simples y deben leerse con atención:

1-Siéntese cómodamente en un lugar confortable, o bien, simplemente acuéstese en una cama, preferentemente sin almohada.

2-Cierre los ojos, coloque sus piernas extendidas y los brazos al lado del cuerpo.

3-Respire profundamente y expire con fuerza, repita esta secuencia varias veces, y luego vuelva a su respiración normal.

4-Trate de poner su mente en blanco, no piense en nada, cuando logre esta situación, empezamos con la programación.

5-Comience contando de 1 a 10, entre número y número respire y exhale lentamente. Comience nuevamente de 1 pero esta vez hasta 9, respirando lentamente como antes, la próxima vez llegara al 8 y así sucesivamente hasta que llegue al 1.

6-Ahora vamos a poner en nuestra mente todo lo que deseamos, imaginemos que logramos nuestros sueños, deseos. Objetivos y deseemos con toda nuestra fuerza que se cumplan. Por ejemplo: puede visualizar la oficina donde usted va a la entrevista de trabajo o a solicitar el empleo, ve que lo atiende la secretaria o el jefe, se ve a usted mismo hablar con ellos y sintiéndose a gusto en esa situación, imagine cada detalle... y sienta agrado y satisfacción por estar en esa situación...

7-Comience ahora a contar del 1 al 5, lentamente, respirando y exhalando profundamente entre número y número, al llegar a 5 abrirá los ojos y se sentirá feliz y tranquilo.

Observación: esta visualización debe realizarse entre 2 a 3 veces por día para obtener los resultados esperados.




Cómo hacer un curriculum en tiempo de crisis



Las empresas en tiempos de crisis están recibiendo centenas de currícula por cada oportunidad laboral que surge y sólo el 10% de ellos son considerados y quedan en el montón de los que "hay que llamar". Para ser el elegido, usted debe olvidar la mayoría de las prácticas del pasado.

1. Resuma sus antecedentes personales sin escribir las palabras: nombre, dirección, teléfono, profesión o actividad, ocupando sólo una cuarta parte de la primera hoja, que debe ser tamaño carta. No incluya antecedentes innecesarios como Rut, nombre esposa e hijos, fecha de nacimiento – sí la edad. No adjunte documentos como títulos y certificados ni tampoco incluya lista de recomendaciones, material que sólo le será solicitado en una entrevista.

2. Las personas no valen por lo que saben, sino por lo que han hecho con lo que saben. Esto determina que el currículum debe señalar, en la primera hoja, un resumen con los logros obtenidos en el desempeño laboral, que se inicien con verbos de acción, como Planifiqué, Organicé, Desarrollé, etc. Las empresas desean a gente que le haya ganado a alguien, con logros claros que puedan repetir en su nueva empresa. No valorice tanto la antigüedad y nombre de los cargos, sino más bien sus realizaciones. No es lo mismo 20 años de experiencia que un año de experiencia repetido 20 veces. Haga la diferencia.

3. Incluya la fotografía y las pretensiones de renta cuando se lo soliciten, son los resabios que quedan aún de la era fabril, rito que está en vías de extinción. Use su último sueldo como base para sus pretensiones.

4. El currículum debe incluir la información de las empresas en las cuales ha trabajado, en forma cronológica inversa, esto es destacando primero el actual o último trabajo.

Parta por el nombre de la empresa y una breve descripción de su giro, luego el período que trabajó indicando sólo los años, nunca los meses. Posteriormente indique los cargos ocupados, sin períodos, y finalmente una breve descripción de las funciones. Sea telegráfico en este aspecto.

5. Imprima el currículum gráficamente atrayente. Destaque nombre y antecedentes importantes, aproveche las ventajas que ofrece el Word. Nunca llegue a más de tres hojas tamaño carta, nadie quiere leer biografías.

Recuerde que su currículum es su carta de presentación y no debe reproducirlo en serie. Debe ser a la medida. Cuide la ortografía y asegúrese que en el teléfono de contacto tenga alguien que lo conteste y este preparado para recibir recados.

6. Acompañe a su currículum una carta de presentación que resalte sus capacidades y logros frente al cargo específico. No se limite a decir "adjunto mi curriculum vitae conforme aviso publicado".

7. Si trabajó mucho tiempo en una sola empresa, lo tildarán de poco flexible y si por el contrario tiene poca permanencia en los cargos, será un "inestable". En esos casos resalte las funciones que realizó en cada empresa y coloque al final del currículum los períodos. En un futuro cercano, ser un inestable será de gran valor, las empresas se arman y desarman permanentemente y el profesional del futuro será el profesional de portafolio, aquel que venda su habilidades en el mercado abierto por tiempo parcial.

8. Si tiene más de 40 años de edad, coloque ese "detalle" al final del currículum para ser considerado en la entrevista. El 62% de los avisos que se publican en la prensa no señalan edad.

9. Idioma Inglés: Destáquelo solo cuando lo hable. Nunca mencione los porcentajes que habla, lee o escribe.

10. Respecto a los cursos o seminarios realizados, refiérase sólo a los tres últimos años.

11. Computación: Delo por hecho, el que no sabe computación es un analfabeto.






Respondiendo a una vacante laboral




¿Qué hacer ante una vacante laboral? ¿Cómo aprovecharla para lograr el empleo deseado?

¿Podemos hacer algo con los avisos viejos?


Desde luego. Nunca desestimes una posibilidad de trabajo por el hecho de que un aviso tenga tres, cuatro o cinco meses de antigüedad. Aun así, son excelentes oportunidades que merecen nuestra atención.

La mayoría de los avisos de empleos tienen como intención reemplazar a una persona que ha estado trabajando en un lugar por un período de tiempo determinado.

La empresa posiblemente esté buscando a alguien con el mismo nivel de capacitación. Si la empresa no consigue encontrar a una persona con esas mismas cualidades, entonces será posible que eche un vistazo a los sujetos sin experiencia o menos calificados.

La mayoría de las personas no reparará en los antiguos avisos clasificados, lo que quiere decir que no tendrás mayor competencia en este campo.



En cualquier caso, no deberás responder directamente al aviso, sino enviar tu CV o una carta de presentación, indicando claramente que estás capacitado para cubrir esa posición.

Indica que supiste, a través de una fuente de confianza, que el trabajo en cuestión podría estar disponible y que estarías muy interesado en ocupar el cargo.






Lo que no debes poner en tu currículum



¡Mentiras descubiertas!: lo que no debes poner en tu currículum
Si crees que puedes escribir cualquier cosa en tu currículum, estás equivocado. Los empleadores tienen un olfato especial y algunas herramientas para descubrir a los embaucadores

¿Falso CV? ¡Mejor olvídalo!

Como se acostumbra a decir: “Si todos lo hacen, ¿por qué yo no?” Enfrentémoslo, el mercado laboral puede ser un lugar muy difícil para competir. Si todos exageran sus experiencias, entonces ¿cómo puede hacer una persona honesta para conseguir trabajo?

Por más tentador que pueda parecer, no debes caer en el error común de mentir en tu currículum. Ya sea en la información personal, la experiencia laboral o los estudios, los empleadores están encontrando nuevas formas de descubrir a los mentirosos, y tú no querrías ser una de ellos...
Información personal

Mientras que alguna información es difícil de verificar, otros datos, como los antecedentes penales, pueden ser imposibles de ocultar. Nadie puede garantizarte que el empleador no encontrará esos pormenores que deseas esconder, incluso si cuando se trate de un trabajo doméstico.
Experiencia laboral

Desde ya, éste no es el mejor segmento para mentir, dado que vas a citar la lista de experiencias laborales y los antiguos empleadores podrían ser contactados para verificación. Como esta área es la de mayor interés para tu empleador, evita aquellos detalles que podrían llevar a malos entendidos.
Educación

¿Crees que nadie notará si deslizas algunos datos educacionales que no posees? Tal vez, aunque tienes los conocimientos, no puedes comprobar haber cursado los estudios correspondientes. Antes de incluir cualquier información formativa falsa o no comprobable, recuerda que existen sitios Web que permiten a los empleadores chequear estos datos.
Lo que debes incluir en tu curriculum

Con todo lo antedicho, ¿cómo crear un currículum que destaque tus capacidades y habilidades sin la necesidad de mentir?

Otórgate algo de crédito. Tus capacidades en el campo laboral pueden ser indicadores de peso de tu habilidad para trabajar en un determinado empleo. Puede que no sepas lo que un empleador está buscando.

Con tantos trabajos que no requieren capacidades particulares, podrías encontrar que buscan gente que esté capacitada para aprender el oficio o empleo. Probar que has ganado tus aptitudes trabajando puede ser muy valorado por el potencial empleador.

Asegúrate de hacer foco en tus capacidades. Expande las descripciones. En lugar de decir “He trabajado en una oficina”, di “Yo era encargado de atender los teléfonos de manera profesional y de dirigir las llamadas a los departamentos correspondientes.

Dentro de ese ambiente, yo fui capaz de efectuar tareas múltiples, proveyendo asistencia administrativa de apoyo al recepcionista principal, incluyendo tareas de completado de planillas, procesado de memos, entrega de documentos, conducción de clientes a reuniones y otras tareas de recepción.

Rápidamente, pude aprender los pormenores de los sistemas administrativos, al mismo tiempo que afianzaba las relaciones laborales con los otros miembros de la compañía”.

Como puedes ver en este ejemplo, es perfectamente aceptable abundar sobre tus capacidades, pero hazlo de modo honesto y ético. Si necesitas ayuda, puedes encontrar programas que te ofrecen sugerencias gramaticales en relación a la confección de currículos. Asimismo, podrías contratar a alguien que se encargue de confeccionar tu currículum.

Es importante que tengas confianza en lo que tu CV refleja, y que tengas la apoyatura verbal para destacar tus virtudes en una entrevista laboral.




Cómo usan los entrevistadores los curriculum vitae




Usted es la persona más importante de su vida, pero no la del empresario. Por tal motivo, no debe pensar que este tiene todo el tiempo del mundo para leer su CV, mas vale una página concisa que 20 apabullantes hojas...
Autor: Ana Beatriz Cabrera Iannone de Silva

La selección no se realiza siempre de forma organizada. A veces, la demanda de un trabajador se produce porque existe una crisis en la empresa, sea debida a una baja o por sentirse desbordados de trabajo, porque se ha lanzado una nueva actividad y no se ha calculado bien lo que se implicaría, etc. En general, el trabajo se define seguir las capacidades que el empresario requiere inmediatamente.



Puntos importantes para el empresario

Varían según el trabajo, pero existe una serie de puntos comunes:

Personalidad :iniciativa, autonomía-se rechaza la gente pasiva-. Trabajo en equipo-no son bienvenidos los individualistas-. Versatilidad- abstenerse quienes se limitan a un solo oficio-.Gente que se relaciona sin dificultades-no tienen nada que hacer las personas agresivas o problemáticas-



Formación y aptitudes: Estudios al nivel que se oferta- no sirve si están por encima o por debajo-



Un C. V. coordinado con una carta de presentación y una buena entrevista –en la que son tan importantes las respuestas que se dan como la imagen que se ofrece- constituyen la manera de obtener éxito en su empeño.



Imagínese que es el empresario

Su C. V. dice mucho de Usted mismo: su capacidad para organizar, resumir, explicarse, lo que Usted considera importante y lo que no, si es cuidadoso… Póngase el la piel del empresario y sea critico: ¿miraría este currículo?, ¿lo leería, lo archivaría o lo tiraría?


Es importante el color del papel- si es blanco mejor- la textura, el tipo de letra, la disposición general del texto., la pulcritud…


En principio, ¿está claro?, ¿dan ganas de leerlo? ¿hay algunos puntos que llamen la atención?.


Son importantes los títulos de los párrafos, interlineados, palabras resaltadas, espacios en blanco, uso de los márgenes, uso de mayúsculas, negritas…Encuentre sus propias formulas.


Las cualidades a considerar en este punto son que el CV. sea fácil de leer, sencillo en su forma, con un lenguaje que indique decisión, fuerza y dinamismo y, por supuesto, que quede claro que el aspirante cumple los requisitos y tiene las características adecuadas al puesto.






Palabras claves para su currículum vitae



Suponga que existe una forma de escribir su currículum vitae que, a través de unas palabras mágicas, le da la certeza de que el entrevistador estará dispuesto a concretar una cita con usted.
Autor: Roberto Mateoli Fuentes

Así es como funciona el mundo laboral de hoy en día, que cada vez gira más cerca de las palabras claves que buscan los potenciales empleadores. Esta focalización en palabras claves se debe a varios factores.

Entre ellos, la enorme cantidad de demanda de trabajos hace que baste con que aparezca un aviso mínimo en un periódico de circulación más o menos importante se presenten decenas, cientos y, a veces, miles de postulantes para el mismo trabajo. Imagínese el trabajo que tiene la persona que debe leer todos esos vitae vitae (CV) y elegir cuáles serían las más indicadas para el puesto.

Por eso se han ideado programas de computadora que están a la búsqueda de las palabras claves, así como lo haría un entrevistador. A esto debe sumarse que las búsquedas de posibles empleados cada vez está más tercerizada. Es decir, cada vez más, las empresas encargan a otras empresas –consultoras- que realicen las búsquedas, para de esta forma reducir los costos. Pero estas consultoras no hacen el trabajo para una sola empresa sino para varias a la vez, lo que cada vez hace más importante el uso de las palabras claves. Estas consultoras reconocen que el 80% de sus búsquedas se realizan a través de palabras claves.

Para resumir, si usted solicita un trabajo en una compañía que realiza su búsqueda a través de palabras claves y usted no las ha incluido en su currículum vitae, casi no tiene posibilidades de que esa empresa lo llame.

Es cierto que no hay forma de saber cuáles son las palabras que se buscan para cada trabajo. Pero aquellas personas que buscan trabajo tienen información y algunas herramientas a su disposición para poder suponer cuáles son las palabras que podrían estar buscando.

Algunas claves sobre las palabras clave

Es cierto que los entrevistadores están interesados en las tareas realizadas y los logros concretados. Esto por lo general requiere verbos y sustantivos. Pero como es algo más difícil programar una computadora en busca de verbos, se concentran en los sustantivos como, por ejemplo:

Gerenciamiento, dirección.

Campañas de marketing, eventos.

Base de datos, clientes, actualización de productos, mejoras.

Director de proyecto.

Distribución, control, niveles de stock, costos, análisis.

Otros tipos de sustantivos que son buscados son los que están relacionados con las habilidades técnicas, específicas de la profesión o industria, términos científicos tecnológicos, descripciones técnicas, denominación de puestos ocupados, certificados, nombres de productos y servicios, términos informales usados en una industria específica, nombres de colegas, de compañías e, incluso, nombres de localidades o códigos postales.

Cómo usar las palabras clave

Ahora que sabe un poco cuáles son algunas palabras claves, debe saber cómo funcionan. Antes de hacer su currículum, haga una lista de cuáles son las palabras claves que incluirá en él. No es cuestión de sólo listarlas y pensar “listo, mi currículum es perfecto” porque siempre se llega a una etapa donde su currículum es revisado por personas que también serán capaces de leer el resto. Por eso es necesario que use estas palabras en el contexto adecuado para que no parezca que están puestas a propósito.

Al incluir una de estas palabras, describa en qué consiste. Por ejemplo, si incluye una frase como “campañas de marketing” haga una descripción resumida de en qué consistieron y cuáles fueron los resultados. Algo que esté redactado de esta forma de seguro será más interesante para una persona que un simple listado de palabras. La forma ideal de hacerlo es que cada uno de estos sustantivos esté relacionado con logros y no con los deberes que le han sido asignados.

Luego debe tomar cada una de las palabras claves como algo esencial en las tareas que ha realizado. De esta forma estará representado por todas esas palabras claves en lugar de sólo adosarlas a su currículum.

El peso de las palabras

Debe saber que cada palabra clave tiene mayor o menor importancia según la compañía y el puesto que se intente cubrir. Algunas palabra claves son absolutamente necesarias mientras que otras pueden sumar al resultado final pero no son indispensables.

De esta forma los programas buscan primero palabras claves que son indispensables y luego las otras importantes. A través de un ranking hacen un puntaje de palabras claves donde las indispensables serán las que tienen mayor peso. Por lo general cuanto más específica sea una palabra para un trabajo o una industria mayor será su peso. Las habilidades que se pueden aplicar a varias industrias y trabajos son las de menor peso.

Como es casi imposible saber en qué forma se estarán buscando las palabras claves –singular - plural, profesión - puesto - actividad- lo mejor que puede hacerse es incluir varias formas y algunos de sus sinónimos en diferentes partes del currículum.

Los investigadores del mercado laboral indican que una cantidad ideal de palabras claves es entre 25 y 30. Si usted encuentra una cantidad menor, piense en cómo desarrollar un poco más alguno de los puntos. Si tiene más palabras, trate quitar alguna, de otra forma se verá algo “artificial”.

Cada quien con sus palabras

Como se habrá dado cuenta existen diferentes palabras claves para cada trabajo. De hecho, los expertos indican que los CV que no están construidas pensando en un trabajo específico no son competitivas frente a las que sí fueron diseñadas de esta forma.

Esto no quiere decir que deba hacer un currículum diferente para cada trabajo que solicite pero sí debe tener cinco o seis CV diferentes donde puedan resaltarse diferentes aspectos de sus habilidades. Esto se hace desde incluyendo o no algunos datos hasta cambiando el orden en que se los nombra, pasando por las palabras claves que se eligen.

Consejos

También es recomendable que tenga versiones para enviar en archivos adjuntos y otras que puedan “pegarse” en el texto del correo electrónico. Esto es debido a que abrir un archivo toma más tiempo y trabajo que simplemente leer un correo. De esta forma la búsqueda se transforma en algo más dinámico.

Si piensa dejar su currículum en Internet, asegúrese de no incluir palabras claves que se relacionen con trabajos que no desea hacer. Si ha decidido dejar una carrera y dedicarse a otra cosa, recuerde reservar las palabras claves para la profesión a la que ha cambiado, de otra forma también lo estarán llamando para trabajos que ya no desea hacer.

No olvide incluir palabras claves sobre sus habilidades personales, de aquellas cosas que hace fuera de su trabajo, de sus intereses y hobbies. En un mercado laboral así de competitivo cada gota cuenta.

Algunos buscadores de trabajo de Internet permite que sus usuarios sepan cuántas veces su currículum ha sido consultado. Si esto no ha sucedido muchas veces es posible que le falten las palabras claves necesarias.






Los diez principios básicos del curriculum para mayores de 40




No deje de prestar atención a estas sencillas reglas, fundamentales para presentar un currículo atractivo y evitar que la edad sea un obstáculo prematuro.

1. Lo ideal es que sea de una página, pero dos es lo máximo.

2. Que posea un formato funcional, sin datos irrelevantes (señalando lo que usted sabe e hizo, pero no cuándo lo aprendió, o lo realizó)

3. Nunca incluya el o los objetivos. Este dato debe ser reservado para comentar en la entrevista.

4. No incluya su foto, su edad, fecha de nacimiento, o cualquier elemento que pudiera indicar su edad. De todos modos, tenga en cuenta que este consejo es relativo, en función de su país de residencia: en algunos países, en que la discriminación por edad es frecuente y no está penada por la ley, algunos entrevistadores podrían calificar negativamente la omisión del dato de la edad.

5. No incluya información privada, como ser altura, peso, sexo, o religión. Respecto al género, cabe la misma aclaración que en el punto anterior.

6. Enumere los logros o reconocimientos que haya obtenido, desde diplomas y medallas hasta placas, sin importar si estos tienen o no relación con su empleo.

7. Señale las organizaciones de las que es o fue miembro, sean o no lucrativas.

8. Incluya todos las actividades que haya realizado como voluntario.

9. Introduzca también los hobbies o pasatiempos que tiene.

10. No incluya las referencias, estas deben ser dadas personalmente durante la entrevista.

Nota: Lo que se sugirió omitir, es solo para el currículum vitae. En los formularios o las entrevistas, el aspirante debe contestar cualquier pregunta que le sea realizada.





Redacte correctamente su Curriculum Vitae



Esto puede ayudar:

Especialista en Comercialización de Impresos
(Operador de Fotocopiadora)

Supervisor/a General de Bienestar, Higiene y Salud
(Muchacho/a de la limpieza)

Coordinador Oficial de Movimientos Internos
(Portero)

Coordinador Oficial de Movimiento Nocturno
(Vigilante)

Distribuidor de Recursos Humanos VIP
(Chofer de taxi)

Distribuidor Interno de Recursos Humanos
(Ascensorista)

Director/a de Flujos e Higienización de Áreas
(Limpiador/ra de baño)

Especialista en Logística de Energía y Combustibles
(Playero de Estación de Servicio)

Auxiliar de Servicios de Ingeniería Civil
(Peón de Obra)

Subalterno Auxiliar de Servicios de Ingeniería Civil
(Ayudante de Peón de Obra)

Especialista en Logística de Documentos
(Mensajero)

Especialista Avanzado en Logística de Documentos
(Mensajero motorizado)

Consultor de Asuntos Generales y No Específicos
(Adivino, Brujo, Lector de cartas, pai, curandero, manosanta, etc.)

Técnico de Mercadeo Dirigido
(Repartidor de volantes en las esquinas)

Especialista en Logística de Alimentos
(Mozo)

Coordinador de Flujo de Actividades de Genero Deportivo
(Haragán, Vago)

Abastecimiento Logística en Lugares de Alta Concentración
(Vendedor de sándwiches en la cancha)

Distribuidor de Productos Alternativos de Alta Rotación
(Vendedor Ambulante)

Técnico Sanitario de Caminos Públicos
(Barrendero de calles)

Distribuidor Geográfico Poblacional
(Chofer de ómnibus)

Director y Conductor de Grupos en Actividades Logísticas
(Piraña - delincuente que ataca en grupos)

Especialista en Administración y Ejecución de Labores Independientes Free Lance
(Técnico- el que trabaja en todo: carpintero, gasista, electricista- )

Experta en Cotización y Ejecución de Relaciones Humanas Pre-estructuradas
(Prostituta )

Clasificador, Acopiador y Distribuidor de Frutas, Legumbres y otros
(Verdulero)




¿Cómo hacer para que lean nuestro curriculum?





Cuando uno se postula para un nuevo empleo, lo más importante a lograr es que lean el curriculum vitae y que no quede archivado entre los cientos que llegan para cada búsqueda. ¿Cómo lograrlo?

Lo primero es hacer que sus aptitudes concuerden con los requisitos del empleo. Para esto una técnica posible sería enumerar los requisitos del puesto en una columna y sus aptitudes en la otra.



Este mecanismo facilita el ver si la experiencia de un candidato es pertinente a las necesidades de la compañía.


Las solicitudes lineales por su parte, deben ser bien legibles, con espacios en blanco entre cada punto para que la empresa no tenga que descifrar el texto.


También es importante enviar una carta de presentación junto al curriculum, y si el empleo tiene la opción tanto de poder enviarlo por mail o por correo, es conveniente utilizar las dos opciones.


Luego de enviado es bueno hacer un seguimiento tanto por email como por teléfono. Pero hay que tener cuidado en no ser agresivo, sino que se debe ser firme. La persistencia y un seguimiento hábil pueden demostrar su interés por conseguir ese empleo y la capacidad por desempeñar un cargo específico.





Los pros y los contra de poner su currículum vitae en Internet




Cada vez son más las personas que buscan, y encuentran, empleo en Internet. Al mismo tiempo, comienzan a aparecer los problemas. Sepa qué medidas tomar al insertar su hoja de vida en la web.

Internet está provocando una enorme revolución en las comunicaciones. Gracias a ella, podemos hacer cosas que pocos años atrás eran impensadas, como, por ejemplo, hablar por pocos centavos a cualquier lugar del mundo, leer el periódico de cualquier país en cualquier lugar, o enviar y recibir mensajes en forma instantánea, por sólo nombrar un ínfimo número de opciones dentro de las múltiples posibilidades.

Otra de estas “revoluciones”, es la posibilidad de que, por un ínfimo costo y sin movernos de nuestro hogar, podamos llegar con nuestros currículums a cientos y cientos de empresas, consultoras, bolsas de trabajo, agencias de colocación, etc.

Sin embargo, cuando uno dice "Internet" es importante hacer algunas distinciones. Internet no tiene una sola cara, sino que es una herramienta multifacética que bien nos puede facilitar la existencia, como también complicárnosla más de la cuenta.

Por ejemplo, con respecto a la información personal, podemos ver gente que constantemente revela sus identidades, informaciones, y pensamientos más íntimos, en foros de discusión, listas de mails y, justamente, en los currículums insertados en Internet. Toda esta información “regalada” puede jugarnos muy en contra.

La hoja de vida e Internet

En la introducción, le hemos señalado la principal ventaja de enviar currículums por Internet. Como vimos, uno se ahorra mucho trabajo y dinero al poder difundir sus antecedentes por la red, antes que dirigiéndose personalmente a cada empresa o consultora que concite nuestro interés. Pero como también hemos señalado, esto también puede significar un arma de doble filo.

Echémosle, entonces, un vistazo a los mayores riesgo de insertar un currículum vitae personal en un portal de Internet de una empresa o de un sitio búsqueda laboral.

El riesgo del plagio

Sucede en los portales que poseen bases de datos abiertas y desprotegidas, o, lo que es casi lo mismo, bases de datos que muestran currículums vitae sin nombres. En estos casos, todo el esfuerzo de preparar un currículum que contenga nombres, teléfonos, direcciones electrónicas, seminarios, cursos, u otro tipo de especificaciones, puede verse arruinado por alguien que aproveche estos mismos datos para insertarlos en su propio currículum.

Y esto, para no hablar del problema que nos causaría que las personas mencionadas en nuestros currículums se enteren de que hemos decidido exponerlas al público sin su consentimiento.

El riesgo del “quemo”

Llamamos riego del “quemo”, al hecho de que un mismo empleador vea todos nuestros currículums en varias bases de datos. Esta situación, le dará a esta persona la chance de pensar que usted está desesperado por encontrar trabajo (lo cual no habla muy bien de su desempeño profesional), o que no tiene interés en un área específica, sino que aceptará “cualquier cosa”. Los buenos profesionales, nunca se exponen de esa manera, sino que tratan de mantener su búsqueda en reserva.

Otra forma de “quemarse”, es si usted YA posee trabajo. En ese caso, su empleador verá que usted no se encuentra cómodo en su trabajo, y por ende deseará contratar a alguien que sí lo esté.

Bajando el “riesgo currículum”

Una de las principales maneras de poder insertar su currículum en Internet sin padecer los riesgos anteriormente señalados, es asegurarse de que el portal de búsqueda o la empresa sean parte o tenga alguna relación con una asociación profesional, o bien que las bases de datos tengan acceso protegido, y puedan ofrecer un nivel razonable de privacidad.

Esto último, se puede lograr optando por las bases de datos con accesos pagos, en las que sólo aquellos potenciales empleadores que necesiten cubrir un puesto, estarán dispuestos a pagar los honorarios de suscripción. Así, la gente que logrará ver su currículum, será muy selecta y específica.

Si el sistema se maneja adecuadamente, las probabilidades de que su información llegue a manos incorrectas serán muy bajas. Por supuesto, también aquí se debe estar muy atento a que el portal tenga buenos antecedentes: existen algunos que cobran y, aún así, ofrecen a la venta todos los datos de su currículum vitae.

Encontrar un nuevo trabajo por Internet, es siempre un asunto aventurado. Pero como dice el dicho, "el que no arriesga no gana”. Y si encontramos el equilibrio adecuado entre los dos extremos (exposición completa y alto riesgo / ninguna exposición y bajas probabilidades de ser llamados en el corto plazo) podremos hacer que Internet nos proporcione aquello que le pedimos: un empleo, y no más dolores de cabeza.




Claves para que un consultor elija su currículum por e-mail



Cada vez es más común que las personas se postulen a las consultoras laborales enviando su currículum por correo electrónico, por lo que es clave poder marcar una diferencia con el resto. Aquí, los seis puntos para lograrlo

Seis puntos para hacer llegar efectivamente su currículum

Por eso, será muy importante tener en cuenta los siguientes puntos, para facilitarle la tarea al consultor y posibilitar de este modo que el profesional tenga en cuenta su currículum:

1. En el Asunto o Subject del e-mail, nunca se debe poner un título muy general como “Currículum”, “CV”, “Postulación”, y menos aún el nombre. Por el contrario, se debe indicar cual es la profesión en la que se tiene experiencia y el puesto buscado (Ej. “Administrativo”, “Recepcionista”, “Cadete”), de forma tal que el consultor pueda clasificar rápidamente el Currículum.

2. En el Cuerpo Principal del e-mail, sería ideal que se escribiera, de forma simple, directa, y precisa, cuál es la mayor experiencia que se tiene. Por ejemplo, se podría redactar “Hola, mi nombre es Mileydis Liñeyro y he trabajado durante ocho años en el puesto de recepcionista”. Este será otro incentivo para que el consultor guarde el currículum.

3. El Currículum siempre debe estar actualizado. En este sentido, debería reenviarlo una o dos veces por año a las consultoras, teniendo en cuenta los puntos anteriores pero aclarando que se trata de una actualización.

4. No preste atención a quienes le indican que lo mejor es señalar que se está con trabajo, para no mostrarse por fuera del mercado. Si un consultor lee en su currículum que usted ya se está desempeñando en un lugar, muy probablemente lo descartará, y buscará a alguien con el que no corra riesgos de que rechace el puesto después de la entrevista.

5. En el caso de que el envío tenga relación con un aviso leído en el diario o en Internet, tenga en cuenta que debe enviar un mail con su currículum sólo si la solicitud se ajusta a su perfil, aclarando además esto último. Si piden un licenciado en comunicación con experiencia en marketing, poco servirá que únicamente sea licenciado en comunicación. Pero si ese es su caso, deberá incluir, tanto en Asunto como en el Cuerpo Principal, que efectivamente usted es un licenciado en comunicación con experiencia en marketing.

6. Por último, sea prolijo. Recuerde que, sea en papel o por Internet, su currículum es su carta de presentación, por lo que deberá demostrar sus cualidades de persona ordenada. Lo ideal es que el currículum sea breve, y que tenga adjunto sobre la presentación de Word u otro procesador de texto una fotografía suya actualizada.



¿Cuál es tu personalidad al buscar trabajo?


¿Qué clase de persona eres a la hora de buscar empleo? Aquí lo descubrirás...

¿Conseguir empleo depende de tu personalidad?

¿Existe algo tan gratificante para una persona como disfrutar de su empleo y profesión a diario?

Es fascinante detenerse a pensar en las distintas clases de aptitudes, cualidades, personalidades, valores, y preferencias de cada persona, siendo todos estos factores que contribuyen al entendimiento de las necesidades de cada postulante, y a la formación de una visión integral por parte del empleador (fortalezas, debilidades, preferencias profesionales).

Asimismo, estos factores ofrecerán información acerca de los tipos de empleos y ambientes laborales que capturan el interés del postulante, acerca de cómo prefiere trabajar (el ambiente más propicio para su éxito), y también acerca de la forma en que conduce su búsqueda de empleo.

¿Es posible anticipar cómo un postulante trabajará con un empleador determinado? Desde luego, existen modelos pensados a dicho fin, que ofrecen pistas inmediatas acerca de las actitudes y los rasgos críticos para el proceso de elaboración de decisiones y de toma de riesgos.

Claro que algunos asumirán el control del proceso de toma de decisiones y de la búsqueda laboral en forma mucho más eficiente que otros.

En primer lugar, cabe señalar que la energía y la pujanza del postulante, por lo general, suelen repercutir en forma negativa sobre su paciencia. De hecho, algunos dejan sus empleos en forma precipitada, sin planificar demasiado lo que está por venir.

Otros son más precavidos, y eligen formar constantemente contactos que pudieran servirles para posicionarse mejor u obtener un mejor empleo. En la mayoría de los casos, este tipo de personas suelen quedar pasmadas cuando son despedidas, y no pueden creer que, al final de cuentas, no eran indispensables en el trabajo.

Suele tratarse de personas competitivas, que no resisten por mucho tiempo la búsqueda laboral. Ellos establecen redes laborales y tienen algunos buenos contactos para probar suerte.

Esto los hace un tanto agresivos a la hora de pujar por un nuevo empleo. De hecho, ellos no creen que haya alguien que no quiera contratarlos, lo que hace que lleguen a las entrevistas con grandes dosis de confianza y autosuficiencia.

Los amistosos

* Las personas amistosas son trabajadores de equipo naturales, algo que resulta esencial a los fines de la búsqueda laboral. No obstante, suelen ser también muy sensibles y, en consecuencia, cualquier cosa tiene la facultad de herirlos.

Nada les produce más miedo que la palabra “No”, de modo que pueden ser muy indecisos a la hora de dejar un trabajo, iniciar las tareas de una búsqueda laboral, y, posiblemente, hagan aquellas partes de las tareas que les resulten gratificantes y dejen aquellas partes menos satisfactorias para el final —por lo que existen grandes probabilidades de que nunca se lleguen a completar—.

En este sentido, ellos podrían intentar evitar todas aquellas situaciones que pudieran representar un rechazo.

Dado que son buenos para el trabajo en equipo, puede que tengan gran cantidad de contactos de los cuales valerse a la hora de la búsqueda laboral, aunque la falta de cualidades de archivo podría hacer que jamás encuentren el teléfono de la persona que más necesitan.

En cualquier caso, se trata de personas que lo intentarán duro, de cualidades poderosas, que suelen brindar interesantes entrevistas.

Los realistas

* Los individuos pacientes y realistas suelen ser personas calmas por naturaleza, siempre bien orientadas, sin pretensiones exageradas, y con excelentes aptitudes de jugadores de equipo.

Estas personas suelen mantenerse en su cargo hasta la jubilación o hasta que se les obliga a retirarse por algún motivo. Siempre expresarán sus deseos de alcanzar una mejor situación, aunque sus anhelos no lograrán sobrevivir al primer obstáculo que el destino decida plantearles.

Asimismo, son efectivos a la hora de planificar sus carreras, y logran tomar decisiones acertadas y oportunas. No poseen grandes redes de contactos, ya que no les gusta importunar a las otras personas, y, al mismo tiempo, son muy orgullosos como para dejar que los demás sepan que están desempleados.

En resumen: son personas sólidamente organizadas, que siguen los planes de la búsqueda laboral al pie de la letra, cuyo mayor defecto es la falta de contactos.

Los planificadores

* Los planificadores son individuos de pocas palabras, precisos y calculadores. Si sienten que no son reconocidos o que su trabajo —que siempre se ajusta a lo solicitado— pasa inadvertido, entonces comenzarán a planificar en silencio su salida.

No obstante, sólo se irán cuando sea el momento adecuado. Nadie verdaderamente puede saber si están descontentos, ya que continúan actuando con naturalidad y no suelen hacer públicas sus quejas.

Los planificadores son rigurosos a la hora de seguir su plan. Ellos aman el orden de sus planes. Su actitud podría resumirse con la siguiente frase: “Ya les mostraré lo que valgo”. A ciencia cierta, saben que hay un trabajo aguardando por ellos.

Los planificadores no suelen andar haciendo amigos por el mundo, por lo que no cuentan con gran cantidad de contactos, aunque, si las cosas se ponen bravas, no dudarán en hacer ese llamado telefónico.

Posiblemente te hayas visto reflejado en alguna de las descripciones anteriores. Cabe señalar que estos son rasgos generales, de modo que no creas que hay algo mal si tienes un poco de uno y un poco de otro.

Estas descripciones pueden darte una idea de tus fortalezas y debilidades a la hora de dar ese paso que tanto te cuesta.

Este tipo de apreciación ayuda a cambiar esos hábitos perniciosos y hace que la búsqueda laboral una tarea más agradable y, sobre todo, más exitosa.